El llegar del punto A al punto B en las ciudades, nunca va a ser por el camino más recto, es más, vamos a darnos cuenta que además las mejores opciones pueden no ser en el mismo vehículo, que por la naturaleza de la ciudad tengamos que transbordar y utilizar otros medios para desplazarnos.

Hoy en día se ha debatido en varios foros cuál va a ser el futuro de la movilidad en las ciudades, que es lo que se tienen que hacer y quien lo tiene que hacer. Algunos le pasan la pelota al gobierno, diciendo que si no hay infraestructura en el transporte público, es imposible que se logre una movilidad adecuada. Otros a los dueños de autos que lo usan para recorrer distancias mínimas. También están los concesionarios de transporte y entran en el juego las empresas de micromovilidad.

TODOS SOMOS PARTE DE LA MOVILIDAD

El mejor camino para llegar de A a B es la colaboración, el establecer el mejor modelo entre todos los jugadores para que podamos compartir, entender, participar y ahorrar cuando nos movemos por la ciudad. Es analizar cada uno de los jugadores y entender el papel que tiene, sus fortalezas y debilidades y las acciones que van a requerir para integrarse a una Movilidad Colaborativa.

Este es el primero de una serie de artículos que nos van a ir llevando por el entorno diario de la movilidad en las ciudades, como influyen los diferentes tipos de transportes, el control de ellos, la seguridad y las nuevas tecnologías. También las apuestas que se hacen, no solo en movernos, sino en infraestructura y menor contaminación.

Hablaremos de cultura y educación, pieza clave en el impacto que cada uno tenemos en el día a día en la forma de movernos y como se puede colaborar para desplazarnos de forma eficiente.

Este es el principio de un largo camino de A a B, donde plasmaré ideas, noticias y un poco el futuro, espero tus comentarios y visión y colaboremos en encontrar la mejor opción de movilidad para nosotros en las ciudades.