¿Pool de autos? Varias veces hemos escuchado éste término en las Empresas, pero ¿De qué se trata? La respuesta es sencilla, ya que son todos aquellos vehículos con los que una Empresa cuenta específicamente para un uso esporádico y lograr de ésta forma, cubrir las necesidades de los Colaboradores en todo momento, es decir, son conocidos como los “por si acaso” ya que se utilizan cuando se llegan a requerir, ya sea en caso de que un auto no circule, si alguno de los vehículos de uso común está descompuesto o bien, para asignarlo a un Colaborador de nuevo ingreso.

Las empresas han optado por ésta modalidad para facilitar la movilidad que sus colaboradores requieren sin depender de terceros, ya que esto conlleva tiempos de respuesta, organización y una administración que no siempre son de la mejor calidad para cubrir los distintos tipos de necesidades al 100%.

Las empresas han implementado ésta opción de movilidad porque consideran que es más costoso contar con un colaborador sin un vehículo para que pueda cumplir con sus labores, que utilizar el Servicio de Autos Pool, por lo tanto, éste se convierte en una solución sencilla y simple a primera vista, sin embargo, hay cuestiones que no son consideradas, se pasan por alto o bien, se van generando en el transcurso del uso del servicio; entre ellas encontramos las siguientes:

  • El Pool es propio o arrendado.
  • Costo mensual por cada unidad
  • Servicios y mantenimientos continuos y costosos.
  • Pago de prima por póliza de Seguro.
  • Control riguroso de uso, así como de cualquier incidencia que se presente.
  • Pago de pensión para los vehículos, el cual suele ser elevado.
  • El costo del traslado de los Colaboradores hacia el lugar en donde se encuentra el auto asignado, ya sea en uno o varios puntos de la Ciudad.

Administrar flota de vehículos con usuarios asignados se ha convertido en una inmensa labor administrativa, ya que requiere de una mayor inversión tanto en mano de obra del capital humano a nivel Local como Federal, así como de un incremento en los costos debido a los riesgos que se presentan hoy en día, tales como:

  • Vehículos “perdidos”.
  • Autos que se encontraron estacionados por meses en talleres.
  • Autos en posesión de un colaborador de manera indefinida.
  • Vehículos que se tornaron de “uso personal” por falta de uso laboral.
  • Autos sin seguro ni mantenimientos tanto preventivos como correctivos.
  • Multas con montos elevados sin responsables aparentes.

Como podemos ver, el Auto Pool, aunque puede ayudarnos a solucionar una urgencia, con los cambios que se han tenido en la movilidad, se ha demostrado que en las Empresas su uso es muy bajo y/o limitado, la administración es muy compleja y no vale la pena tenerlo en un marco de costo-beneficio; es por ello que hoy en día, existen diversas opciones para que las Empresas puedan tener un vehículo cuándo lo necesitan, disfrutar de dicho servicio y de ésta forma, estar cubiertos en todo momento.

En un estudio realizado a Empresas de diversa índole, pudimos observar que el eliminar el Pool de autos y utilizar servicios como los de Mazmobi, puede brindar un ahorro tanto de más del 50% del presupuesto actual destinado a la movilidad de los Colaboradores, así como  de un aproximado de $35,000 pesos anuales destinados a la manutención de cada uno de los Autos Pool; excelentes números para considerar el dejar atrás la idea de que un Pool de autos es la mejor opción de movilidad en estos días.

¡Cámbiate a Mazmobi y disfruta del resultado reflejado en tus ahorros!